Seguramente has tenido esa sensación de que algo quema tu estómagoy luego sube hasta tu garganta, es el reflujo gastroesofágico, provocado por una elevada acidez que puede llegar hasta el esófago con consecuencias muy negativas.


Casi todas las personas experimentan el reflujo al menos una vez en su vida, sin embargo, puede convertirse en un padecimiento crónico y llegar a desencadenar algo más temible como lo es el cáncer de esófago.


Por eso es recomendable seguir algunas medidas de prevención:

Tras comer nunca te acuestes, mínimo debes dejar pasar dos horas tras la ingesta.

Evita usar prendas muy ajustadas, especialmente en la zona del aparato digestivo.

Reduce la ingesta de comida muy picante.

Evita el sobrepeso.

Elimina o disminuye el consumo de alcohol y tabaco.

No te agaches o hagas ejercicio tras comer.

Si tienes más dudas, acude a consulta con la Dra. Angélica Consuelo Gutiérrez Chávez Cirujana Gastroenteróloga, quien está altamente especializada en el tema.